1. Sobre el entrenamiento

Nuestro programa esta dirigido a que te sientas más identificado con la naturaleza cuando acabe tu entrenamiento, de forma que cambies tu percepción de la misma y contribuyas  a mejorar la salud del planeta.

NO. Te aconsejamos  siempre informarte previamente a través de libros o buscadores o el área de recursos  de Mind Foundation o  de Inawe y  únicamente contratar nuestro servicio de acompañamiento si estas decidido a consumir microdosis  de psilocibina.

NO. En Fungi Coaching no vendemos ningún tipo de setas mágicas. Puedes encontrar microdosis  en webs de venta de trufas en Holanda que es el único país europeo en que la venta  de trufas mágicas es legal

Ocho semanas, a partir de la primera entrevista

Se celebran el día  laborable que hayas escogidos de cada semana , a la hora que mejor te venga.

2. Sobre microdosificación

La microdosificación consiste en  la práctica de consumir regularmente una cantidad muy pequeña de trufas mágicas, generalmente del 5 al 10% de una dosis con la que se producen alucinaciones, con la intención de mejorar la calidad de vida y reconectar con la naturaleza

La microdosificación no provoca efectos psicodélicos clásicos, como trastornos visuales; en cambio, los microdosificadores experimentan efectos más sutiles, «sub-alucinógenos» de la práctica. 

La microdosificación produce mejores resultados cuando se realiza durante un período prolongado de tiempo siguiendo un esquema o protocolo de dosificación . Los efectos y resultados exactos de esta práctica dependen en gran medida de la persona, la sustancia , la dosis y otros factores personales, como su intención, sus expectativas y su mentalidad. 

  • Mejor conexión con la naturaleza
  • Mayor calidad del sueño 
  • Mas energia
  • Más creatividad
  • Pensamiento más claro 
  • Aumento de la capacidad de resolución de problemas
  • Mayor enfoque
  • Mayor conciencia
  • Humor positivo
  • Mayor conexión emocional con las personas que te rodean.
  • Estar más presente

Lo que sí sabemos es que las sustancias psicodélicas actúan sobre los receptores de serotonina (5-HT) de nuestro cerebro. Los receptores de serotonina se encuentran en todo nuestro sistema nervioso y gobiernan muchos aspectos de nuestro ser, incluido el estado de ánimo, el pensamiento y las deposiciones. Los psicodélicos se unen con mayor eficacia al receptor 5HT-2A, que es uno de los receptores involucrados en el aprendizaje, la memoria y la cognición. Como resultado, al consumir solo una microdosis de una sustancia psicodélica y así evitar el “viaje clásico”, se cree que el cerebro puede enfocarse únicamente en el impulso cognitivo causado por estos receptores.

La microdosificación es la práctica de consumir  una cantidad muy pequeña de una sustancia psicodélica  para  aumentar el bienestar y la conexión con la naturaleza. Debido a que las siguientes sustancias no psicodélicas pueden ser tóxicas, no producirán ningún efecto beneficioso asociado con la microdosificación. Por lo tanto, la microdosificación no se puede realizar de manera efectiva y segura  si va acompaña con  estas sustancias no psicodélicas:

  • Café
  • Azúcar
  • Alcohol 
  • MDMA
  • Anfetaminas
  • Cocaína
  • Heroína

3. Sobre la historia de la microdosificación

Podría decirse que la práctica de microdosificar psicodélicos es más antigua que la humanidad misma. Por ejemplo, los perros lamen sapos psicoactivos , los delfines se drogan con la toxina del pez globo , los renos pastan con líquenes psicodélicos , y todos los ancestros de estos animales estuvieron (presumiblemente) felices durante millones de años antes de que llegáramos los Homo sapiens

Aparentemente por la misma razón que nosotros: se siente bien. Sin embargo, en dosis más bajas, las sustancias psicoactivas pueden proporcionar un valor real de supervivencia, aumentando el estado de alerta, agudizando el gusto y el olfato, y tal vez incluso desbloqueando nuevos patrones de comportamiento. No es coincidencia que los defensores de las microdosis avalen muchos de estos mismos beneficios. 

¿Cuánto tiempo han estado usando los humanos la psilocibina? Probablemente la respuesta está en otra pregunta ¿Cuánto tiempo hemos existido? 

Las setas mágicas se han utilizado desde el nacimiento de la civilización hace 12.000 años, y posiblemente incluso antes. La evidencia más temprana del uso de hongos mágicos es un mural encontrado en el norte de Australia que muestra hongos e ilustraciones psicodélicas. Los arqueólogos lo han fechado en el año 10.000 a.c. Las pinturas rupestres en España sugieren que las setas mágicas existieron entre los pueblos prehistóricos de Europa en el año 4000 a.c

Algunos científicos argumentan que se puede suponer que los humanos han estado consumiendo psilocibina desde que se desarrolló nuestro cerebro y nos volvimos distintos evolutivamente. Esto se debe en parte a que otras especies, como delfines, renos y jaguares, buscan y consumen sustancias psicodélicas. Además, los hongos psilocybe no solo están disponibles sino que son comunes en todos los continentes.

La controvertida “ hipótesis del simio drogado ” de Terrence McKenna, sugiere que las microdosis psicodélicas pueden haber jugado un papel clave en el desarrollo de los cerebros humanos modernos. De acuerdo con esta hipótesis, nuestros ancestros simiescos primero comenzaron a comer hongos mágicos por sus efectos potenciadores de los sentidos, luego se graduaron en  dosis psicoactivas alucinantes que abrieron un nuevo mundo de lenguaje, arte, creatividad y cultura, al crear un estado de hiperconectividad entre las redes cerebrales, duplicando el tamaño de los cerebros humanos, permitiendo innovaciones tecnológicas y generando ideas como la religión y el lenguaje. 

Las civilizaciones antiguas más conocidas que usaron psilocibina estaban en América Central. Hay muchas obras de arte indígenas en América Central que representan hongos como un medio para comunicarse con los dioses. Los mitos religiosos aztecas, mayas y toltecas mencionan con frecuencia los hongos, afirmando que el dios serpiente que creó toda la vida les dio a sus antepasados. 

Debido a esto, la psilocibina se usaba en ceremonias religiosas y espirituales para la adivinación, la curación, el dolor anestésico y las celebraciones. Su uso se remonta al año 1500 a.c

Sin embargo, no era solo la psilocibina lo que los centroamericanos usaban para estos rituales. También usaban peyote, semillas de gloria de la mañana y Salvia divinorum para rituales sagrados. 

Cuando los españoles conquistaron a los pueblos indígenas, prohibieron los rituales que involucraban materiales psicodélicos, etiquetándolos de bárbaros y en contra de la iglesia católica. Debido a esto, los rituales sagrados que involucraban hongos mágicos tuvieron que convertirse en una práctica clandestina. 

Las tribus indígenas en Siberia usaban hongos alucinógenos llamados Amanita Muscaria que, curiosamente, los renos también consumen comúnmente. Hoy día se sabe que estas culturas recolectan y beben la orina psicoactiva de los renos. 

Los siberianos utilizaron el estado alterado creado por estos hongos para impulsarse físicamente, soportando temperaturas heladas a través de los efectos disociativos. 

En la antigua Grecia, en las infames ceremonias rituales que adoraban a la diosa Deméter, llamadas Misterios de Eleusis, se bebía un brebaje psicoactivo que contenía una mezcla de hongos psicodélicos. Las ceremonias eran tan secretas que si revelabas los detalles obtenidos de ellas podías ser castigado con  la pena de muerte. A este tipo de ceremonias hay constancias de que asistieron figuras  como Platón, Homero y Aristóteles.

Los antiguos egipcios crearon numerosas obras de arte que representan hongos mágicos. Los llamaron el «alimento de los dioses» y creían que el dios Osiris los colocó en la tierra. Por lo especiales que eran, solo eran consumidos por motivos religiosos por los sacerdotes y por la clase alta. 

En 1799, una familia británica, sin saberlo, recogió e ingirió numerosos hongos mágicos de las orillas del Támesis.  Como consecuencia, en 1803 a las setas mágicas se les dio la clasificación taxonómica Agaricus Semilanceatus que fue cambiada en 1871 a Psilocybe Semilanceata, su actual denominacion  

En los años 30 del S. XX dos etnobotánicos, Schultes y Reko, descubrieron que los médicos locales en México usaban hongos de psilocibina y que tenían un efecto depresivo en el sistema nervioso. Publicaron sus hallazgos en los folletos del Museo Botánico de la Universidad de Harvard en 1939.

 En 1955, Gordon Wasson ( Vicepresidente de JP Morgan ) y su esposa Valeria Wasson, al enterarse de  la existencia de los hongos mágicos viajaron a México para conocer más sobre ellos. Bajo la guía de dos chamanes locales, Don Aurelio y María Sabina, probaron la psilocibina y quedaron más que impresionados por sus profundos efectos. 

Los  Wasson publicaron sus hallazgos en la revista «Life» en 1957, creando el término «hongos mágicos». Albert Hoffman, quien  accidentalmente sintetizó LSD en  Zurich en 1938, descubrió y aisló los compuestos psilocibina y psilocina de las muestras que le envió Wasson, creando versiones sintéticas que Sandoz Pharmaceuticals vendió con el nombre de Indocybin.

El artículo de Wasson inspiró a un profesor de Harvard llamado Timothy Leary a aprender más sobre los hongos mágicos y  puso en marcha el  Proyecto Psilocibina de Harvard con el Dr. Richard Alpert. Adquirieron psilocibina de grado farmacéutico de Sandoz y la usaron para realizar experimentos con el objetivo de ver cómo la psilocibina podría resolver los problemas emocionales de los humanos. 

Desafortunadamente, eligieron usar estudiantes que se sentían «presionados» y que probablemente no tenían otra opción en sus experimentos. Después de que fueron llevados a juicio y luego atrapados dando psicodélicos a estudiantes universitarios, fueron despedidos. 

En la década de 1960, los psicodélicos se convirtieron en un símbolo importante en el movimiento de contracultura en los EE. UU. y el Reino Unido.Debido a su creciente popularidad y la desilusión con «el sistema» que causaron los psicodélicos, en la Convención de la ONU sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971 se prohibieron los psicodélicos. 

En 1968, los EE. UU. prohibieron la psilocibina a nivel federal. 2 años más tarde fue etiquetada como una droga de la Lista 1 junto con el cannabis y el LSD. 

Aprovechando los temores y la investigación fraudulenta, el presidente Nixon, como consecuencia de la alarmante disminución de voluntarios para ir a la guerra de Vietnam aprobó la Ley de Sustancias Controladas en 1971, iniciando la extremadamente dañina Guerra contra la Psilocibina y otras sustancias 

Debido a la prohibición, casi todas las investigaciones sobre los beneficios de la psilocibina para los humanos se detuvieron. 

Durante treinta años, hasta finales de la década de 1990, la investigación sobre la psilocibina se suspendió hasta que la Universidad de Zúrich comenzó a realizar investigaciones en 1997. El estudio, que encontró que la psilocibina aumenta la actividad cerebral, catalizó la investigación en otras instituciones. 

Se descubrió que la psilocibina no solo aumenta la actividad cerebral, sino que también puede ser eficaz para tratar numerosas afecciones psicológicas y dolores crónicos. Estos hallazgos prometedores han llevado a una relajación de las restricciones y al impulso de la despenalización y legalización en todo EEUU y Canadá y progresivamente en otros continentes.

4. Sobre la microdosificación

La idea moderna de la microdosificación probablemente se originó con el propio descubridor del LSD. Albert Hoffman, el químico suizo que sintetizó por primera vez la sustancia química, dijo más tarde en su vida que a menudo tomaba dosis por debajo del umbral para mejorar sus paseos por la naturaleza. Incluso recomendó microdosis de LSD como una alternativa más saludable a los medicamentos para el déficit de atención como el Ritalin.

En 1966, el psicólogo James Fadiman redactó un protocolo científico formal para los informes de microdosificación y lo envió a las partes interesadas de todo el país. Su momento difícilmente podría haber sido peor: las drogas psicoactivas acababan de ser declaradas ilegales de la Lista I en los EE. UU. 

Durante más de 40 años, Fadiman guardó y archivó diligentemente cada informe de microdosis que recibió. Cientos de personas le escribieron, documentando sus experiencias con microdosis de una amplia gama de sustancias psicoactivas, desde LSD hasta cannabis, psilocibina e incluso DMT. En todos estos informes, los microdosificadores describieron efectos sorprendentemente similares: mayor concentración, creatividad, positividad y una reconfortante y tranquila sensación de alerta.

Por otra parte, esos eran los efectos que la gente esperaba sentir. ¿Eso significaba que todas esas microdosis eran solo placebos? Fadiman estaba convencido de lo contrario, pero solo era un investigador que recopilaba autoinformes subjetivos (y en su mayoría anónimos). Todo eso cambió a mediados de la década de 2010, cuando las microdosis se generalizaron.

La  nueva popularidad  de las microdosis surgió de las corrientes cruzadas culturales entre Burning Man, Berkeley, Stanford y Silicon Valley. A fines de la década de 2010, Rolling Stone y Los Angeles Magazine publicaron historias sobre microdosis en salas de juntas en Los Ángeles y el Área de la Bahía. 

Un estudio de 2018 dirigido por Luisa Prochazkova, psicóloga cognitiva de la Universidad de Leiden, descubrió que las microdosis de psilocibina pueden mejorar considerablemente ciertos tipos de pensamiento creativo . Y un estudio de 2019 dirigido por Vince Polito, investigador cognitivo de la Universidad de Macquarie, descubrió que las microdosis de LSD o psilocibina mejoran el estado de ánimo general y la concentración más que un placebo.

5. Sobre ventajas de la microdosificación con psilocibina

  • Mayor conexión con la naturaleza 
  • Mejora de la concentración y el enfoque
  • Entrar en el flujo más rápidamente: en el trabajo, pasatiempo o estudio
  • Mayor creatividad
  • Productividad incrementada
  • Capacidades mejoradas de resolución de problemas
  • Mayor conciencia general
  • Estado de ánimo más equilibrado
  • Mejores habilidades para la toma de decisiones. 
  • Mentalidad más positiva 
  • Disminución de la depresión (en un rango desde síntomas leves hasta depresión clínica)
  • Menos procrastinación
  • Mejora del sueño 
  • Más energía física
  • Percepción sensorial mejorada
  • Síndrome premenstrual reducido (SPM)
  • Disminución de los niveles de dolor
  • Mejor conexión con tu cuerpo
  • Menos tartamudeo
  • Apoyo para dejar de fumar y otras adicciones
  • Mayor conexión con la naturaleza 
  • Mayor conciencia emocional
  • Mayor conexión emocional con las personas. 
  • Más presencia
  • Mayor apertura
  • Mayor sentido del asombro
  • Mayor sentido de pertenencia
  • Mayor sentido de unidad
  • Mayor conexión con la espiritualidad y/o misión de vida
  • Mayor gratitud por la vida.

Un  estudio reciente * dirigido por Balazs Szigeti en el Imperial College London ha sido noticia por sugerir que la microdosificación puede no ser más que un efecto placebo. Este estudio utilizó un enfoque innovador de auto cegamiento para crear una configuración controlada con placebo, y se basó en 200 participantes para preparar y auto cegarse sus propias microdosis y placebos en casa. Uno de los principales beneficios de este método fue que permitió a los investigadores sortear los desafíos legales y de financiación que normalmente se enfrentan al estudiar los efectos de las microdosis de psicodélicos.  

 Este estudio ha tenido un gran impacto en la comunidad de psicodélicos ya que hasta hace poco, la mayor cantidad de evidencia sobre los beneficios potenciales de la microdosificación caía en la categoría de evidencia anecdótica: la recopilación de informes personales de personas de todo el mundo que se han microdosificado por iniciativa propia. El ejemplo más notable es el análisis del Dr. James Fadiman de 2000 informes de microdosificación. Sus informes revelan evidencia anecdótica sustancial de que la microdosificación conduce a mejoras mentales, emocionales y físicas . Además, entre 2018 y 2021, la investigación basada en encuestas realizada por Toby Lea , Rotem Petranker, Thomas Anderson y Vince Polito también demuestra que los beneficios percibidos de las microdosis son enormes.

Un placebo es una sustancia, a menudo inactiva (como la vitamina C, una pastilla de azúcar o una inyección de solución salina), que se utiliza en la investigación clínica como control para probar la eficacia de un fármaco o tratamiento médico. El efecto placebo se refiere a un fenómeno en el que los síntomas de un sujeto de prueba mejoran a pesar de recibir un placebo.

Académicos como  el Dr. James Fadiman argumentan que Johnson es un escéptico concienzudo por pensar que los microdosificadores pueden tener una reacción similar al placebo, pero está de acuerdo en que se necesita más investigación. Fadiman cree que los beneficios de la microdosificación son más que un simple placebo después de analizar más de 1850 informes de microdosificación que ha recibido. La mayoría de estos microdosificadores han reportado grandes beneficios, físicos, mentales y espirituales, y sus experiencias son muy similares entre sí. Estas personas vienen de todas partes del mundo, nunca se han hablado, ni se han influenciado en sus experiencias. Para él, esto es prueba suficiente de que los beneficios de la microdosificación son más que un simple efecto placebo.

6. Sobre Riesgos de la microdosificación con psilocibina

Desafortunadamente, las historias sobre  LSD  y  hongos mágicos , psicosis, esquizofrenia aguda y flashbacks le han dado a los psicodélicos una reputación desafortunada. Estas historias datan de la década de 1960 y se atribuyen principalmente a la propaganda exagerada de la Guerra contra las Drogas.

Los riesgos de los psicodélicos en dosis altas han sido bien estudiados y documentados. Resulta que los psicodélicos se encuentran entre las sustancias más seguras en el espectro de las «drogas», por debajo de la hierba, el alcohol y la MDMA.

El Dr. James Fadiman y Sophia Korb han recopilado más de 1850 informes de experiencias de microdosificadores en 59 países. En estos informes, hubo solo 75 personas en total (menos del 4 % de todos los participantes) que informaron no haber tenido una experiencia positiva cuando tomaban microdosis. Estos informes no solo ayudaron a mapear los riesgos potenciales asociados con la microdosificación y ayudaron a identificar las mejores prácticas de reducción de daños, sino que también llevaron a Fadiman y Korb a concluir que la microdosificación es abrumadoramente segura para la mayoría de las personas.

Entre las personas que no han tenido una experiencia positiva se han generado las siguientes situaciones 

  • Aumento de la ansiedad
  • Mayor paranoia en aquellas personas  propensas a la paranoia
  • Mayor inestabilidad emocional en quienes experimentan angustia emocional intensa, como en el caso del duelo.
  • Molestias estomacales leves y náuseas al tomar microdosis de psilocibina
  • Fatiga, principalmente reportada durante la microdosificación de psilocibina 
  • Dificultades para dormir
  • La psilocibina puede causar dolores de cabeza en algunas personas
  • Las personas diagnosticadas con trastorno bipolar informaron que se beneficiaron de las microdosis durante la fase depresiva, pero las desaconsejarían durante la fase maníaca.
  • Trazadores visuales en hombres con daltonismo
  • La microdosis a largo plazo puede exacerbar enfermedades cardíacas preexistentes
  • Posible incremento de Tinnitus (zumbido en el oido) 

Entre las respuestas recopiladas por el Dr, Fadiman de microdosificadores, no hubo un solo caso de psicosis informado, un riesgo que requiere una gran consideración cuando se toma una dosis alta. Sin embargo, aunque no existen informes anecdóticos conocidos, es importante tener en cuenta que esto no descarta la posibilidad de psicosis provocada por la microdosificación. 

  • Para personas menores de 18 años 
  • En combinación con alcohol u otras drogas
  • Durante el embarazo o la lactancia
  • En combinación con algunos medicamentos, incluido el medicamento de carbonato de litio (litio) o Tramadol
  • En aquellos con antecedentes familiares de psicosis.
  • Durante períodos de intensa inestabilidad emocional, como el duelo
  • Hombres con daltonismo
  • Aquellos que sufren de paranoia/sospecha
  • Las  personas que sufren de tinnitus

    Nota general: el espectro completo de riesgos potenciales de la microdosificación junto con los trastornos mentales o físicos aún no se conocen suficientemente.

7.Sobre el Protocolo Fadiman

El Dr. James Fadiman fue uno de los primeros exploradores que reconoció los beneficios de los psicodélicos en dosis altas y sus experiencias inducidas, siempre que se consuman de forma segura y en un entorno óptimo. En 1966, publicó un estudio llamado  ‘Psicodélicos en el experimento de resolución de problemas’ que se enfoca en la influencia positiva del LSD en la creatividad. Hasta el día de hoy, el estudio se considera un hito en la investigación de las drogas alucinógenas. Desafortunadamente, poco después del estudio, la FDA prohibió toda investigación sobre psicodélicos.

Es conocido como el «padre de la microdosificación» por sus exploraciones pioneras y estudios científicos sobre la microdosificación. Desde 2010, ha estado recopilando informes de miles de personas en todo el mundo que han probado las microdosis. Muchos de ellos siguieron su rutina de micro dosificación de un día sí, dos días no, acuñó el Protocolo Fadiman  Sus  informes están llenos de historias de personas que superaron sus inseguridades, ansiedad, depresión y estrés, así como migrañas, dolores de cabeza en racimo y molestias menstruales.  En 2011, Fadiman publicó el libro “La guía del explorador psicodélico: viajes seguros, terapéuticos y sagrados”, en el que dedicó un capítulo completo a las microdosis. 

Después de que Fadiman desarrollara el protocolo de microdosificación, las personas interesadas en experimentar con la microdosificación se le acercaron cada vez más. Desde entonces, ha estado recibiendo correos electrónicos, informes e incluso diarios llenos de hallazgos, experiencias e ideas de «exploradores internos» de todo el mundo. En Psychedelic Science 2017 y varias conferencias posteriores, el Dr. James Fadiman y Sophia Korb presentaron muchos de los resultados de su larga investigación sobre microdosis. Hasta el momento, han analizado las experiencias-historias de más de 1850 personas de 30 países, entre 18 y 77 años.

Fadiman  fue el primero en desarrollar un protocolo estándar para la microdosificación para que las personas pudieran realizar un experimento seguro y útil. Además de definir al programa de dosificación propuesto (1 día sí, 2 días no, continuar durante al menos un mes), afirma  que es muy beneficioso llevar un diario para realizar un seguimiento de los efectos observados y controlar el  estado de bienestar.

A partir de sus propias observaciones e innumerables informes anecdóticos, Fadiman ha llegado a la conclusión de que cuando se administran microdosis, la información parece viajar mejor por el cuerpo. Parece volver a colocar las conexiones incorrectas en el lugar correcto. “Tal vez esté en su sistema nervioso central, en su tronco encefálico, o tal vez mejore la función de las mitocondrias. No tenemos idea de cómo funciona realmente hasta ahora”. Sabemos que las microdosis parecen (re)equilibrar a las personas; mejoran las relaciones con sus cuerpos y se vuelven más en sintonía con sus necesidades. Por ejemplo, las personas dicen que crean patrones beneficiosos, como dormir mejor, comer más sano e incluso dejar las adicciones.